nota de prensa HOMENAJE YORLANDO CONDE800X1200px

 

El Centro Nacional de Teatro se suma a la celebración del maestro e incansable promotor del teatro en las comunidades, Yorlando Conde, por su aniversario número 80 que celebrará junto a sus amigos de las tablas (más de 70 invitados), con actividades culturales en la sala Anna Julia Rojas y espacios abiertos de la Universidad Experimental de las Artes (Unearte), en Caracas, este domingo 29 de octubre a partir de las 2:00 de la tarde.


El espectáculo teatral central de la conmemoración se llama “Semblanza de un Saltimbanqui”, escrito y dirigido por Willy Torrealba, exestudiante del también poeta Conde y a quien conoció cuando a penas era un adolescente.


Conde confesó que Torrealba escribió un texto “muy bonito” que leerá a todos los presentes. “Tengo en mi poder varios ejemplares de ese guión, el cual es una aproximación poética a mi biografía, donde yo además actúo; aludiendo la vida de un ser humano que ha vivido intensamente y que se ha dedicado muchos años a combatir y luchar por los menos favorecidos no solamente en Venezuela, sino en el mundo”, expresó.


En el festejo por la vida de este hombre de las tablas participarán el actor Antonio Machuca, Horacio Cabrera, entre otros. “Al cerrar el espectáculo llamaré al escenario a unas 70 personas que he invitado para agradecer su amistad durante todos estos años”, enfatizó Conde. También en los espacios abiertos de la casa de estudios se dispondrá una tarima donde varias agrupaciones y colectivos culturales participarán.

 

Vida y obra dedicada al teatro


Yorlando Conde nació el 29 de octubre del 1937 en la Parroquia San Juan, en Caracas. “Mi padre Vicente Conde fue el partero; mi mamá Adela Villamizar era yakuana y yo soy el menor de una camada de dos hembras y par de varones”, refirió a sus orígenes.


Con 5 años de edad recitó “Bandera de Venezuela” en la escuela “9 de Diciembre”, que estaba ubicada cerca de la plaza Capuchinos de Caracas. “Fue en ese momento cuando descubrí que tenía vocación para el teatro y desde entonces no dejé de amar la actuación. En 1966, en Santiago de Chile, me gradué en estudios formales de las artes escénicas, teniendo maestros como Pablo Neruda y Víctor Jara, entre otros.

E