Laura De Rokha

 

 

Laura de Rokha es una titiritera chilena, hija de los famosos poetas Pablo y Winétt de Rokha, quien en 1976 llegó a Venezuela junto a su segundo esposo, el gran titiritero Eduardo Di Mauro.

 

Después de fundar el Teatro Estable de Muñecos de Portuguesa (Tempo), trabajó junto a él por 32 años como diseñadora y realizadora de los vestuarios de las marionetas que Eduardo Di Mauro ejecutaba, pero luego de su divorcio Laura comienza a modelar sus propios títeres y a partir de ese momento su carrera dio un salto transcendental que la llevó a compartir su talento con todo el continente americano.

 

Esta artista ha dedicado más de 50 años de su vida a la creación y confección de vestuario de títeres, destacándose por haber inmortalizado a grandes personajes de la historia y la ficción universal.  De Rhoka se ganó el respeto y reconocimiento de toda la región venezolana por crear títeres de personajes resaltante de la literatura, el cine y el arte en general.  

 

Entre las personalidades que la titiritera ha recreado están Florentino y el Diablo, Simón Bolívar y Manuela Sáenz, el dramaturgo César Rengifo, el pintor austríaco Gustav Klimt, Frida Kahlo y Diego Rivera, Francisco de Miranda e innumerables personajes de las obras de Shakespeare como Hamlet y Ofelia, entre otros.

 

Laura de Rokha recrea los personajes de una manera completamente libre. La artista diseña muñecos y vestuarios rompiendo con las tendencias naturalistas para reinterpretarlos bajo un estilo único, atemporal y con lenguaje universal.

 

Talento con calidad de exportación

 

Los títeres de Laura de Rokha han sido expuestos por todo el continente americano. En 1998, participó en la exposición ¡Ay, Federico García!, organizada por el Teatro Latino de la Luna, en Washington. En esa ocasión el público pudo disfrutar de una serie de marionetas que la creadora dedicó a los personajes más importantes de los obras del dramaturgo español Federico García Lorca. Luego en el año 2007, llevó una muestra con muñecos de Salvador Dalí al Museo del Títeres en Buenos Aires.


En Venezuela, el trabajo artístico de la creadora también se ha paseado por innumerables galerías y salas del país. La más reciente fue en el año 2015, en la Sala Gladys Meneses del Instituto de las Artes de la Imagen y el Espacio (Iartes), llamada Seres eternos, una antológica que congregó a los personajes más representativos de su creación.